Tuesday, January 17, 2017

Para empezar

Sombra Maga / Foto: Gabriela B. 


Qué más me da, me preguntas qué es lo que nos queda por salvar, que para qué quiero regresar, que importa ya, se han roto mil cosas que no quieres arreglar, quieres encontrar otro lugar, pero al menos quiero contestar ¿por qué no me rindo? y quiero verte una vez más.

Para empezar:

Haces que este mundo sea un mejor lugar, cuando hablas llenas todo de verdad  y haces que me olvide de la soledad.

Nunca quise envejecer con nadie mas y no sé qué va a pasarme si te vas, sólo se que quiero estar en donde estás.

Nos fue muy mal, los buenos momentos empezaron a faltar, luego comenzamos a dudar, me asuste y no te puede parar pero ni un segundo te he dejado de extrañar.

Leonel García.


Monday, January 09, 2017

Desamor



Me vio como se mira al través de un cristal
o del aire
o de nada.

Y entonces supe: yo no estaba allí
ni en ninguna otra parte
ni había estado nunca ni estaría.

Y fui como el que muere en la epidemia,
sin identificar, y es arrojado
a la fosa común.

 Rosario Castellanos

Saturday, December 24, 2016

Palabras...



Contigo quemaré los días 
y encenderé las noches, 
los soles serán energía, 
las lunas, un derroche... 
Al fuego irán las felonías 
de popes y fantoches 
con nuestras propias cobardías 
de culpas y reproches... 
Sin ti... 
lo que me resta por morir 
es sólo un dato... 
Contigo volveré a sentir 
el arrebato, 
el arrebato de vivir, el arrebato de vivir. 

Contigo el tiempo, ese payaso, 
se morirá de risa 
verá que llega con retraso 
volando tan deprisa... 
Demoraremos el ocaso 
huyendo de las prisas, 
yo quiero amarte paso a paso, 
con pausas insumisas... 
Sin ti... 
lo que me resta por morir 
es sólo un dato... 
Contigo sé que volveré a sentir 
el arrebato, 
el arrebato de vivir. el arrebato de vivir. 
Contigo encontraré el sentido 
del duelo entre contrarios, 
y perderé lo resentido 
amando al adversario... 
Tú me dirás que has elegido 
los mares del corsario, 
yo te diré que he preferido 
las olas de tu acuario... 
Sin ti... 
lo que me resta por morir 
es sólo un dato... 
Contigo sé que volveré a sentir 
el arrebato. 
el arrebato de vivir, el arrebato de vivir. 

Contigo atraparé los sueños 
que fueran clandestinos, 
aquellos que aún no tienen dueño, 
acaso el torbellino... 
Y mantendremos el empeño 
de combatir molinos, 
que la razón, sin el ensueño, 
produce desatinos... 
Sin ti... 
lo que me resta por morir 
es sólo un dato... 
Contigo sé que volveré a sentir 
el arrebato. 
el arrebato de vivir, el arrebato de vivir. 
el arrebato de vivir.

(Arrebato de Luis Eduardo Aute)

Tuesday, November 27, 2012

Canicas

Por: Diana Grajales

Canicas en humedad/ Foto: Gabriela Barrios

 Me gustaba ver aquellas posibilidades de mundos impenetrables, cuerpos sólidos de apariencia acuosa. Mi reto era sentarme enfrente y evitar el parpadeo. Yo contaba 1, 2, 3, 4, 5 y ya no podía. Mis ojos húmedos brillaban de ira contenida, pero el orgullo me desbordaba en el estruendo de una carcajada de niña solitaria. Seguía jugando, la obsesión crecía y me robaba la imaginación. De súbito el coraje se hizo presa de mi impulso y me abalanzaba hacía aquella presencia inerte. Con mis manos, con mis dientes y con toda mi fuerza de niña fúrica arranqué los ojos de aquella muñeca pecosa. Mi desilusión fue enorme cuando por fin tuve entre mis manos las dos canicas de vidrio. Se deshizo la fantasía de la imposibilidad.
Cuando recuerdo los cuentos en el rostro impávido de mi muñeca preferida me explico el vértigo que me provocan los abismos.


*Tomado del fanzin Cinéticomarginal. No. 2. Idea y concepto: Mariana Cruz Aradías, Carlos A. Velázquez, Luis D. Pulido y Diana Grajales.

Saturday, September 08, 2012

Insaciable sed

Principesca / Foto: Gabriela G. Barrios
Mi espíritu y mi cuerpo tienen siempre loca sed
de esos mundos nuevos/ que voy creando sin cesar,
y de las cosas
y de los elementos,
y de los seres,
que tienen siempre nuevas fases
bajo la influencia
de mi espíritu y mi cuerpo que tienen siempre loca sed;
inagotable sed, de inquietud creadora.

Nahui Ollin

Monday, August 13, 2012

Memoria

Soledad / Foto: Gabriela Barrios

 "Mejor es guardalo todo en la cabeza, donde nadie pueda verlo ni sospechar su existencia"
Ray Bradbury en Fahrenheit 451

Saturday, August 04, 2012

Oda al gato

Gato en la pared en Coyoacán / Foto: Gaby Barrios

Caminando por las calles de Coyoacán encontramos en nuestro paso este gato lindo, acabo de encontrarlo en mi archivo y los gratos recuerdos de ese viaje vinieron a mi memoria. Dedico esta oda de Pablo Neruda a ese gato y a mi espíritu gatuno que le ha llegado la añoranza.Punto.

Los animales fueron
imperfectos,
largos de cola, tristes
de cabeza.
Poco a poco se fueron
componiendo,
haciéndose paisaje,
adquiriendo lunares, gracia, vuelo.
El gato,
sólo el gato
apareció completo
y orgulloso:
nació completamente terminado,
camina solo y sabe lo que quiere.

El hombre quiere ser pescado y pájaro,
la serpiente quisiera tener alas,
el perro es un león desorientado,
el ingeniero quiere ser poeta,
la mosca estudia para golondrina,
el poeta trata de imitar la mosca,
pero el gato
quiere ser sólo gato
y todo gato es gato
desde bigote a cola,
desde presentimiento a rata viva,
desde la noche hasta sus ojos de oro.

No hay unidad
como él,
no tienen
la luna ni la flor
tal contextura:
es una sola cosa
como el sol o el topacio,
y la elástica línea en su contorno
firme y sutil es como
la línea de la proa de una nave.
Sus ojos amarillos
dejaron una sola
ranura
para echar las monedas de la noche.

Oh pequeño
emperador sin orbe,
conquistador sin patria,
mínimo tigre de salón, nupcial
sultán del cielo
de las tejas eróticas,
el viento del amor
en la intemperie
reclamas
cuando pasas
y posas
cuatro pies delicados
en el suelo,
oliendo,
desconfiando
de todo lo terrestre,
porque todo
es inmundo
para el inmaculado pie del gato.

Oh fiera independiente
de la casa, arrogante
vestigio de la noche,
perezoso, gimnástico
y ajeno,
profundísimo gato,
policía secreta
de las habitaciones,
insignia
de un
desaparecido terciopelo,
seguramente no hay
enigma
en tu manera,
tal vez no eres misterio,
todo el mundo te sabe y perteneces
al habitante menos misterioso,
tal vez todos lo creen,
todos se creen dueños,
propietarios, tíos
de gatos, compañeros,
colegas,
discípulos o amigos
de su gato.

Yo no.
Yo no suscribo.
Yo no conozco al gato.
Todo lo sé, la vida y su archipiélago,
el mar y la ciudad incalculable,
la botánica,
el gineceo con sus extravíos,
el por y el menos de la matemática,
los embudos volcánicos del mundo,
la cáscara irreal del cocodrilo,
la bondad ignorada del bombero,
el atavismo azul del sacerdote,
pero no puedo descifrar un gato.
Mi razón resbaló en su indiferencia,
sus ojos tienen números de oro.